Dirección Estratégica de la Empresa

Lo que necesitas saber sobre dirección estratégica de la empresa

Publicado el 22/01/2019

Valoraciones

Uno de los ejes fundamentales en la toma de decisiones y en la evolución de una entidad es la dirección estratégica que toma las riendas. Gracias a esta visión, es posible alcanzar las metas establecidas de antemano, superando los límites a través de la búsqueda de soluciones. Esta dirección establece cómo llegar hasta allí. Por tanto, la esencia de esta metodología reside en el diseño de una estrategia que es clave para avanzar dentro de un contexto complejo en el que los fines pueden tener una naturaleza diferente aunque estén alineados: incrementar las ventas, afianzar la imagen de marca, diferenciación frente a la competencia…

Gracias a esta visión a largo plazo, la empresa se anticipa en el tiempo para influir desde el presente en la consecución de ese logro. Con el cumplimiento de los pasos establecidos en la hoja de ruta es posible recorrer el camino que existe entre el marco actual y el futuro potencial. Existen periodos del año que son especialmente significativos por sus propias condiciones para relanzar la dirección estratégica, por ejemplo, en la recta final es posible hacer balance de los frutos obtenidos durante los doce meses previos. Y en el inicio de un nuevo capítulo comercial, es el momento oportuno de escribir la nueva realidad con la correspondiente actualización de expectativas.

La dirección estratégica se compone de una constante combinación de teoría y práctica puesto que, una idea solo es viable cuando puede implementarse de manera realista en el estado de las cosas. Para materializar esta estrategia, cada paso tiene que contextualizarse en el tiempo de una forma precisa. Gracias a esta interpretación, esa visión inicial del negocio visto en el espejo de cómo puede llegar a ser, ser transforma en una aventura estimulante.

Al igual que ocurre en un proceso de coaching empresarial, no existe un plan estratégico sin un objetivo claro. Por ello, debes dedicar el tiempo que sea necesario a reflexionar sobre esta cuestión hasta dar con la clave. Hacer un diagnóstico de la situación y del escenario exterior a la propia compañía es recomendable para deliberar sobre este concepto. ¿Cuáles son los elementos inherentes a la dirección estratégica? A continuación, te damos estas ideas:

Elementos de la dirección estratégica empresarial

Misión

Esta estrategia contiene las respuestas principales a preguntas sobre el sentido del trabajo diario. La misión responde a lo relativo al “qué”. ¿Qué va a hacer la compañía para desarrollarse en el tiempo? Por ejemplo, puedes concretar un margen temporal de cinco años teniendo en cuenta que ese espacio debe enfocarse también en el corto plazo a través de acciones más inmediatas.

Las ocupaciones empresariales del día a día conducen a una agenda tan intensa que el empresario se mueve en el plano de la urgencia de ocuparse de aquello que es prioritario en ese momento. Aunque nadie puede predecir el futuro de manera literal, una empresa sí puede hacerlo de forma simbólica a través de la planificación.

Dirección estratégica misión

El mejor modo de llevar a un negocio al punto exacto de prosperidad es a través de esta óptica de la anticipación. Así puedes alimentar la resiliencia de la idea al centrarte en aquello que puedes controlar como forma de incrementar la fortaleza frente a los imprevistos del destino. Uno de los riesgos de la ausencia de una estrategia es la improvisación constante con los efectos negativos que esto tiene en el día a día.

Cómo hacerlo

La dirección estratégica de la empresa no tiene sentido sin una meta, sin embargo, también carece de entidad sin la respuesta relativa al cómo llevar a cabo ese proceso. ¿Cuál es la arquitectura de ese esquema compuesto por pasos diferentes pero interconectados entre sí?

En relación con este punto, adquiere especial significado el pensamiento visual como forma de estructurar la información a través del lenguaje de las imágenes. El visual thinking está cada vez más en tendencia y tiene una clara presencia en el mundo de la empresa. Favorece el trabajo en equipo como base para la comunicación y el diálogo. Utiliza la representación de ideas que quedan más claras a través del dibujo que se convierte en un mapa.

Plazos de tiempo

Este componente de la dirección estratégica responde a la pregunta por el cuándo. Esto significa hablar de fechas, atendiendo siempre al realismo de aquello que es verdaderamente posible. ¿Qué ocurre cuando una entidad fija ciclos temporales imposibles de cumplir en la práctica? En lugar de reforzar su potencial, produce el efecto contrario de la percepción de incapacidad.

Equipo

¿Quién forma parte de este plan de acción? ¿Cuáles son las funciones llevadas a cabo por cada actor implicado para alcanzar el fin? Esta fase del diseño estratégico requiere de una mirada sistémica puesto que cada paso de cada participante de este reto es constructivo en relación con el todo.

Por medio del reconocimiento de esta estrategia, cada protagonista también puede encontrar un sentido más vocacional en su labor diaria al ver el efecto que su esfuerzo produce en la organización.

Uno de los libros que puede servirte de inspiración y de reflexión en torno a este asunto es “La dirección estratégica de la empresa”, una obra que expone teoría y aplicaciones, escrito por José Emilio Navas López y Luis Ángel Guerras Martín. Un manual con un enfoque completo de esta temática.

La dirección estratégica implica mirar al futuro como ese escenario en el que quedan tantas cosas por hacer, sin embargo, también es necesario atender al pasado y reinterpretarlo desde la luz del ahora. Puede ser necesario impulsar cambios, reforzar los aciertos, corregir los errores anteriores, reorientar la dirección previa o marcar un punto de inflexión con un anclaje.

En conclusión, la inteligencia de la dirección estratégica multiplica los frutos del esfuerzo, unifica las tareas del equipo, optimiza los recursos y la gestión de los meses. En definitiva, no solo te ayuda a llegar al fin ideal, sino que además, puedes hacerlo en un plazo razonable. Una línea que se prolongaría hasta el infinito si la empresa quedase en manos del azar y la improvisación constante en lo relativo a la toma de decisiones.

Más información:

Ana Trenza: https://anatrenza.com/direccion-estrategica-sirve/
Hablemos de Empresas: https://hablemosdeempresas.com/empresa/que-es-el-visual-thinking-y-como-puedes-usarlo-en-tu-empresa/
Marcial Pons: https://www.marcialpons.es/libros/la-direccion-estrategica-de-la-empresa/9788447053001/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *