Las 10 habilidades directivas más importantes o destacables

Cuáles son las habilidades directivas más importantes

Publicado el 23/05/2019

Valoraciones

A través de la experiencia, cada profesional tiene la oportunidad de perfeccionar habilidades que afianza por medio del ejercicio de sus funciones. Quienes ocupan un puesto de responsabilidad en una organización deben desarrollar capacidades nuevas. Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta.

Las 10 Habilidades Directivas por excelencia

Trabajo por objetivos

Mantener el foco en la meta simplifica el proceso para llegar hasta allí.  Son tantos los factores que pueden cambiar en la estructura de la empresa, tantas las novedades de un nuevo día que se presenta como diferente a la jornada previa, que este profesional debe mantener su capacidad para clarificar lo esencial que está más allá de la superficie de la apariencia: la meta a alcanzar es la luz que guía sus pasos. Este fin tiene que ser claro, posible y realista para tener un significado viable.

Los minutos no son la única medida del tiempo, sino que los fines constituyen un horizonte que permite pasar de la potencia de la idea al acto de su materialización en lo concreto.

Motivación del equipo

Muchas personas del equipo sienten que su nivel de implicación en la misión decae en ciertos momentos. Es entonces cuando la habilidad de motivar a nivel externo permite reconducir la situación, generando entusiasmo con el proyecto, reforzando positivamente a cada protagonista y comprendiendo las dificultades que cada perfil afronta en su puesto. Un gran líder coaching puede ser un perfil estupendo para motivar a un equipo de trabajo.

La implicación interna de un trabajador no depende únicamente de esta referencia a lo exterior, sin embargo, este reconocimiento sí es nutritivo por medio de una fórmula que eleva el salario emocional de quien recibe esta información.

El directivo acompaña a los demás desde la asertividad y el respeto. Corrigiendo amablemente cuando corresponde y poniendo en valor los logros de manera recurrente. Nadie puede ofrecer aquello que no posee. Para que alguien pueda aportar este ingrediente a otros, previamente, debe ser capaz de automotivarse a sí mismo.

Una línea de la motivación definida por la regularidad y la estabilidad.

Habilidades sociales

Este profesional trabaja con gente y se rodea de un buen equipo para sacar el trabajo adelante. Es imposible que alguien pueda ser un buen directivo si desea practicar el individualismo y la soledad constante en su jornada laboral. Esta mirada al otro hace que en el catálogo de recursos que debe emplear este perfil consten los siguientes datos: la empatía, la generosidad, la cercanía, el compañerismo, la simpatía, la comunicación, la asertividad, el compromiso, el respeto… Los demás trabajan más felices cuando son guiados por quien reúne los valores de la inteligencia emocional.

Habilidades directivas en sociedad

Esta imagen de ser una persona que posee estas cualidades es percibida por los otros como un claro ejemplo de carisma.

Decidir bajo presión

Existen muchos momentos de los vividos en la empresa que pueden planificarse con anticipación a través de una preparación previa. Pero en el guión del calendario empresarial también existen factores que motivan la toma de decisiones bajo datos inesperados que requieren de una respuesta urgente.

Esta capacidad de resolver un planteamiento dado en el presente, sin posponer o aplazar esta responsabilidad, refleja la visión práctica de quien ocupa este rol. La persona elige el camino más adecuado, sin preguntarse constantemente cuál hubiese sido el resultado al tomar una vía alternativa.

El profesional asume la responsabilidad del paso que ha dado y de los efectos derivados de esa medida. Este momento de decidir bajo presión está directamente vinculado con el apartado anterior de la inteligencia emocional ya que el protagonista necesita hacer una óptima gestión del estrés cuando vive una situación que le posiciona ante un reto a resolver.

Negociación y gestión

Dialogar en torno a distintas posturas, llegar a acuerdos, concretar decisiones y gestionar situaciones que implican esta negociación con terceros, hace que el directivo deba entrenar estas habilidades que le ayudan a enfocar y defender sus propuestas ante el otro. Todas las habilidades pueden ejercitarse y mejorarse en la práctica de la experiencia. En este caso en concreto, el profesional también puede formarse para tener una mayor preparación en la resolución de este tipo de contexto.

Habilidades para hablar en público

Un directivo es un claro ejemplo de comunicación. Las habilidades para hablar en público son especialmente importantes en quien afronta tantos momentos de presentaciones ante los demás. A través de esta perspectiva también puede ampliar su abanico de contactos en la práctica del networking en aquellos eventos profesionales y congresos a los que asiste.

Destacar como figura de autoridad

autoridad habilidades directivasEste es un concepto que construye a través de la coherencia mantenida a lo largo del paso del tiempo entre sus palabras, su comportamiento y sus acciones. Una autoridad que también es el reflejo de quien desea ser una persona virtuosa. Desde el punto de vista filosófico, el profesional también profundiza y reflexiona en torno al significado de este término que asimila a nivel individual en el presente del puesto que ocupa.

La creatividad

Incluso cuando la realidad parece decirlo todo por sí misma, este especialista es capaz de observar distintas alternativas ante las posibles dificultades que surgen de manera inevitable en el desarrollo del trabajo. Este ingenio también se ejercita puesto que es la manifestación de un directivo que no se queda quieto en la dinámica previsible de una zona de confort que comprende muy bien por la referencia a lo anterior.

Autenticidad

Aprende de otras personas que han ejercido una influencia de admiración en su propia historia a través de su ejemplo, pero modela algunas de esas ideas desde la autenticidad de su propio ser. Para que un directivo se sienta cómodo en esta misión previamente debe conocerse lo suficientemente bien como para mostrarse ante los demás desde su mejor versión.

Debe ser optimista y realista

Los problemas ofrecen una ocasión de resiliencia y los logros cumplidos merecen una celebración compartida. El pesimismo conduce al desánimo de quien no puede permitirse permanecer en esa posición durante mucho tiempo si realmente quiere dejar una huella de motivación sobre los demás.

Por tanto, estas son solo algunas de las habilidades directivas más importantes por parte de aquella persona que ocupa este rol en la organización en la que se desarrolla actualmente.

Más información:

Deusto Formación: https://www.deustoformacion.com/blog/empresa/10-habilidades-directivas-esenciales
Grupo PYA: https://blog.grupo-pya.com/las-12-habilidades-directivas-imprescindibles-en-un-lider/
Puro Marketing: https://www.puromarketing.com/14/30107/habilidades-directivos-deben-poseer.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *