coaching ejecutivo

Coaching ejecutivo ¿Cuáles son sus funciones?

Publicado el 17/07/2019

5 (100%) 1 vote[s]

Existen distintos tipos de coaching. Procesos que incrementan el empoderamiento en aquellos protagonistas que comienzan estas sesiones con el deseo de ganar en autoconocimiento. Ningún ser humano puede vivir al margen de sus circunstancias, pero sí tiene la posibilidad de cambiar el modo en el que se posiciona. Los directivos y los ejecutivos tienen la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades, conocer cuál es su potencial, aplicar mejoras y crecer en la dirección de un propósito.

Todo ser humano tiene la capacidad de evolucionar si se compromete con esta vivencia. El cliente de este proceso de coaching cuenta con el acompañamiento del coach, pero lo más relevante es su implicación en esta experiencia. La persona incrementa la toma de conciencia en torno a cuestiones que pasan más desapercibidas en el día a día.

¿Cuál es el objetivo principal de esta relación de ayuda? A continuación explicamos algunos ejemplos.

Toma de decisiones

toma de decisiones

Una de las características de este puesto de empleo es la responsabilidad que asumen los profesionales. Un puesto que se contextualiza en un organigrama en el que existen otros muchos perfiles. Las decisiones tomadas por un ejecutivo trascienden a lo individual. El refuerzo en el acierto de estas elecciones influye también en la empresa.

Este proceso no solo puede centrarse en la deliberación en sí misma, sino también en la propia disposición del sujeto que tiene esta autoridad. Por ejemplo, existen situaciones más complejas en las que elegir una dirección frente a otras alternativas es más difícil que deliberar sobre una cuestión simple.

Liderazgo

El ejercicio profesional de las tareas de un puesto de responsabilidad no solo pone el punto de atención en el conocimiento especializado de la materia que describe la naturaleza de ese cargo, la inteligencia emocional y social son también muy importantes. Por ello también son muchos los directivos que quieren llegar a ser líderes que inspiran con su comportamiento a los demás.

No existe una receta universal para el liderazgo. El protagonista personaliza este concepto desde su realidad. Un líder necesita creer en sí mismo, en su equipo y en aquello que expresa para que su esfuerzo tenga sentido.

Coherencia entre el mensaje y la acción

Este profesional no solo transmite un mensaje mediante su tono de voz, sino que también comunica información a través del lenguaje corporal y las decisiones. Cuando existe algún tipo de incoherencia entre estos planos, el interlocutor percibe este dato.

Y este hecho también afecta al liderazgo que está tan vinculado con la credibilidad. Generalmente, un ejecutivo está tan inmerso en la dinámica de trabajo de cada día que no encuentra tiempo para pensar con profundidad en sí mismo. Un conocimiento para el que sí hay espacio en un proceso de coaching.

Esta referencia a la comunicación describe otro aspecto significativo de este tipo de experiencia: las relaciones profesionales con los demás miembros de la empresa. La creación y el mantenimiento de la unidad del equipo es especialmente determinante para avanzar siempre en positivo hacia la meta.

Habilidades de negociación

Por extenso que sea el currículum de un ejecutivo, el deseo de seguir aprendiendo no solo es una manifestación de humildad sino también de realismo. La preparación constante le ofrece la oportunidad de dar una mejor respuesta a los desafíos que enfrenta cada día. Por ejemplo, aquellos que tienen la forma de una negociación. Algunos ejecutivos sienten que este escenario es su punto débil mientras que otros desean ganar autoconfianza en esta situación o perfeccionar un método.

En ese caso, el cliente puede iniciar el proceso de coaching ejecutivo con esta visión. Al final de este periodo, el protagonista tendrá nuevas herramientas y recursos que podrá poner en práctica en la próxima negociación.

Motivación interna

Existen muchos factores que pueden afectar al nivel de motivación que experimenta el profesional en presente. El estrés, las dificultades, la situación del equipo, el ciclo que atraviesa la empresa, las circunstancias… Este ingrediente no solo influye en la eficacia con la que realiza su trabajo, sino que alguien que no está realmente motivado tampoco puede motivar a los demás.

El ser humano es complejo y la recuperación de este estímulo no es inmediato. Además, esta cuestión siempre es personal. El coach acompaña al cliente en esta experiencia que pone luz en el objetivo de encontrar en su interior cuál puede ser la causa de esta situación y qué puede hacer para cambiar esta visión.

Gestión del tiempo

Cuando el número de tareas de la agenda es elevado, cada minuto es significativo. Existe una relación directa entre esta gestión y el plano emocional. Por ejemplo, los retrasos continuados respecto a la programación previa producen estrés. La convivencia constante con ladrones de energía no identificados añade frustración a la labor diaria. Estos puntos vulnerables pueden afectar incluso a la vida personal de quien tiene la sensación de que no alcanza ese equilibrio entre ambos planos de la rutina.

No por estar permanentemente familiarizado con el reloj, eso significa que una persona no pueda aprender a optimizar mejor los medios disponibles. Una finalidad que tal vez motive el comienzo de un proceso de coaching ejecutivo que posiciona a su protagonista en esta misión.

Adaptación al cambio

La atención continua a la realidad interna y externa del negocio expresa el valor de la actualidad de cada escena. ¿Cuál es la mejor respuesta ante esta situación de dinamismo frecuente? La adaptación. Por ejemplo, el ejecutivo puede ampliar su catálogo de habilidades para reaccionar ante este guión con la mirada de la flexibilidad.

Por tanto, el coaching ejecutivo motiva la búsqueda de la excelencia en la persona observando al protagonista más allá de sí mismo por su vinculación con el contexto corporativo. Una empresa mejora cuando el profesional que ejerce un puesto de responsabilidad toma mejores decisiones, establece lazos de confianza con el equipo, gestiona su agenda, actúa como líder, argumenta sus puntos de vista en una negociación y encuentra las medidas adecuadas en situaciones complejas. En ocasiones, las empresas disponen de estos servicios de coaching. En otros casos, es posible contar con el asesoramiento externo de un experto.

Más información:

Psicoactiva: https://www.psicoactiva.com/blog/en-que-consiste-el-coaching-ejecutivo/

UnComo: https://negocios.uncomo.com/articulo/que-es-el-coaching-ejecutivo-18406.html

Ealde: https://www.ealde.es/coaching-ejecutivo/

Capacitarte: https://www.capacitarte.org/blog/nota/blog-negociacion-una-habilidad-que-todo-ejecutivo-debe-tener

Utopía Consultores: http://utopia-consultores.com/los-10-beneficios-del-coaching-ejecutivo/

Los Recursos Humanos: https://www.losrecursoshumanos.com/que-es-el-coaching-ejecutivo/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *